.

El otro día, hablando del próximo cómic de Kiss, empezaba mencionando y enlazando con una reseña anecdótica sobre Ángel Medina de hace más de una década. A su vez, esta tomaba como punto de partida un comentario anterior sobre Todd McFarlane que incluía —por supuesto— una mención a Spider-Man.

Cuento todo esto porque, por casualidad, me topé ayer con un dibujo de Djibril Morissette-Phan de lo que supuse, erróneamente, que era un personaje no oficial: Spider-Punk.

Spider-Punk, por Djibril Morissette-Phan.

Aparentemente, este personaje aparece por primera vez en el (muy oficial) Spider-Verse #2, guionizado por Jed Mackay y dibujado por Sheldon Vella. Como lo poco que he visto sobre este personaje parece reventar bastantes de los argumentos de las historias en las que figura, voy a dejarlo aquí.

.
Covet "glimmer" (official video) [00:03:48]

.

Recuerdo haber hecho mención del Kiss: Psycho Circus dibujado por Ángel Medina, que es el último cómic de Kiss que creo haber leído. Me ha venido a la mente al ver en Bravewords que el nombre del cuarteto neoyorquino aparecerá en otro cómic, en esta ocasión con/frente al Ejército de las Tinieblas. Según la ficha de la editorial:

KISS está en la cima del mundo y partiendo la pana [N. del T.: la expresión utilizada, rocking faces, tiene su origen en una canción de Bon Jovi, según Urban Dictionary] hasta noche en la que discípulos de El Destructor aparecen y la banda desaparece. Ahora, con la gira de KISS cancelada, un joven Ash se pierde uno de los eventos más importantes de su vida, que cambiará su destino.
Ahora el Elegido debe volver al buen camino y unirse al KISS ARMY OF DARKNESS.

De la misma fuente se sabe que está escrito por Chad Bowers y Chris Sims, y dibujado por Ruairí Coleman. Tiene 128 páginas y saldrá a a la venta en EE.UU. el 21 de noviembre.

Portada tentativa de Ken Haeser (dibujo) y Blair Smith (color) para el cómic de KISS y El ejército de las tinieblas.

Aunque la idea me parece graciosa tengo demasiada lectura atrasada para añadir esto a la pila.

.
Amon Amarth - Twilight of the Thunder God (Official Live Video) [00:05:01]

.

En alguna ocasión he mencionado mi estima por las composiciones de 近藤浩治 (こんどうこうじ) (traducido y romanizado Kōji Kondō) para Super Mario Bros. Lo que desconocía es que una parte significativa del diseño de estas piezas musicales tiene que ver más con la mecánica que con la estética del juego. Según una de la serie de entrevistas Iwata Asks, en concreto, la realizada con motivo del 25.º aniversario de SMB:

[Satoru] Iwata: Al principio, hiciste la música para coincidir con el aspecto del juego.
[Kōji] Kondō: Eso es. Después, cuando jugué con el prototipo, hice la canción actual.
[…]
Iwata: Quizás el poder jugar con el prototipo tan pronto fue un factor que llevó a esa canción.
Kondō: Eso creo. Aprendí la importancia de tener la posibilidad de jugar con el juego y emparejar la música a sus ritmos.

Algo similar había dicho en una entrevista a Wired en 2007:

WN [Wired News]: ¿Cuál era su objetivo para el tema principal, entonces, si tuvo que reescribirlo una y otra vez?
KK [Kōji Kondō]: De primeras, tenía que encajar lo mejor posible con el juego, realzar la jugabilidad y hacer que se pudiera disfrutar más. Que no esté simplemente ahí y sea algo que suena mientras juegas, si no que de hecho sea parte del juego.
[…]
KK: […] la música está inspirada en los controles del juego y su propósito es el de intensificar la sensación de cómo se controla el juego. […]

Leyendo todo esto en Kotaku me he acordado de un artículo previo del mismo medio, que también señalé por aquí hace unos años, en el que se argumentaba que hay una relación natural entre videojuegos y música. El primer artículo citado trata más bien sobre cómo los jugadores que intentan pasar las distintas entregas de la serie de Super Mario en el menor tiempo posible se ayudan de la banda sonora.

Ambos artículos son igual de interesantes pero lo que han conseguido es que ahora me apetezca echar unas partidas, a ser posible acompañado por una orquesta [06m57s].

Captura de Super Mario Bros. 3 que acompaña al artículo de Kotaku.