.

Hace mucho tiempo, en un instituto no tan lejano… tuve la suerte de hacerme amigo de uno de los mayores fanáticos, entre otras cosas, de «La guerra de las galaxias» que he tenido el placer de conocer: Miguel Ferrer, excelente persona que se ha convertido en un actor y cantante a la altura.

Ahora que se estrena la película de Han Solo es imposible no recordar las parodias de «de wanna wanga», una de las frases de Bib Fortuna, que acababan degenerando en juegos de palabras con «Gunga Din» — protagonista del poema de 1892 de Rudyard Kipling que inspiró una película homónima de 1939 de la que, a su vez, se puede ver alguna que otra influencia directa en «Indiana Jones y el templo maldito», noventa años después de la publicación de la obra de Kipling. A ver si hay oportunidad de verse, que esto de rememorar y divagar tiene más gracia en compañía.

De Miguel heredé un interés por el cine como forma de trabajo creativo y técnico. Por desgracia, no se me pegó nada de su talento musical. Me hubiera venido de perlas cuando, una década después, me propuse aprender a tocar la guitarra.

De eso ya han pasado años y yo sigo interesado por Star Wars y por el instrumento, de ahí que se me ocurriera buscar más guitarras con el cuerpo del Halcón Milenario. Al final me topé en Laughing Squid de nuevo con trabajos de Tom Bingham, uno de los cuales había mencionado por aquí hace casi siete años:

Las guitarras de Star Wars hechas por Tom Bingham. Fotografía de Adam Gerrard / News Team International.

Por lo que contaba el señor Bingham en 2012, cada una le llevó unos tres meses y están fabricadas con artículos de segunda mano.

.

No sé cómo llegué exactamente a esta reseña en ALARM de hace cinco años, en la que hablan sobre una guitarra que unos amigos regalaron Ben Moody, ex-guitarrista de Evanescence y aficionado a Star Wars. Concretamente esta:

El autor, Travis Stevens, muestra unas cuantas fotos más en su blog y en una entrada anterior da algún detalle más del proyecto, que empezó como piezas de arce, caoba y tilo.

.

Vía Laughing Squid, llego a “NOW! ThAt-At's What I Call Music – #StarWarsBands” en Superfi, una colección de juegos de palabras ilustrados entre nombres de grupos, discos y La guerrra de las galaxias:

Entre estas y las carátulas de álbumes clásicos reinterpretadas uno se podría montar una buena colección de parodia.

.

Iván me hacía llegar esto el otro día, y por ello le estoy agradecido:

.

Mientras procuro enterarme de lo menos posible del Episodio VII hasta que salga la película y pueda verla, me entretengo curioseando cosas como este Bajo Rebelde visto en DudeIWantThat:

El artesano tras este instrumento pergeña el cuerpo a partir de juguetes del Halcón Milenario fabricados entre 1979 y 2004, garantizando que todos están en buena o perfecta condición, y afirma que produce un tono maravilloso y con un amplificador medio decente podrías impresionar a todo el mundo conquistando todo tipo de riffs en menos de 12 parsecs. Para mejorar la presentación, instala una serie de LEDs azules que se alimentan por una pila oculta.

Hacía poco más de dos años que no sacaba por aquí uno de estos inventos, así que ya iba siendo hora.