.

Cuando iba a comprar mi primera y, a la postre, única guitarra estuve considerando durante bastante tiempo una Yamaha Pacifica de gama media-baja. También estuve mirando hace unos años la batería Yamaha DTX-450K, entre otros modelos. A pesar de tener cierta familiaridad con su logotipo de tres diapasones, desconocía por completo su historia y el hecho de que hubiera existido un diseño previo bastante épico:

El diseño del hō-ō (fénix chino) sujetando un diapasón en la boca se estableció como marca en 1898, un año después de la constitución de Nippon Gakki Co., Ltd.

Logotipo de Yamaha en 1898, visto en este foro.

Me parece mucho más versátil el diseño establecido en 1916 pero este tiene su encanto.

.

Me encuentro en la indeseada situación de tener que plantearme actualizar mi ordenador. Aunque “sólo” se ha estropeado la tarjeta gráfica, la máquina ya tiene casi 10 años y pocas posibilidades de mejora eficientes, con lo que estoy planteandome comprar uno nuevo.

Los precios actuales de las memorias y de las GPUs me van a dejar con un sistema de características inferiores a las que me gustaría, pero no creo que haya mucho que se pueda hacer al respecto. Salvo que me tope con una ganga irresistible lo compraré por piezas aunque, por primera vez en muchos años, creo que no lo montaré yo mismo. Lo que no puedo delegar es el trabajo de puesta al día del estado de los distintos componentes de los ordenadores actuales, si quiero maximizar mi limitado presupuesto.

Eso incluye informarme y buscar una carcasa con un buen equilibrio a priori entre atenuación del ruido y buena ventilación. Si tuviera que elegir ahora mismo, que no es el caso, probablemente me permitiría el capricho de una Fractal Design Define R6 aunque creo que me sobra con una Meshify C, del mismo fabricante.

Claro que, si el presupuesto no fuese un problema, quizás otros prefiriesen encargar un trabajo a medida como los que realiza Jeffrey Stephenson. El último hasta la fecha, de nombre Clean Slate, estaba inspirado en los amplificadores de válvulas:

«Clean Slate», Jeffrey Stephenson Design.

Para los que tengan curiosidad, el autor detalla el proceso de construcción en los foros de su página web. En años pasados ha hecho otras carcasas inspiradas por equipamiento musical:

Me gustan más otras que se inspiran en estilos arquitectónicos —seguramente me he hecho viejo de la manera que describe Dylan Moran en «Off The Hook»— pero, de todas formas, creo que seguiré buscando algo lo más funcional y versátil posible para mi próximo ordenador. Se aceptan sugerencias, por cierto.

.

Está claro que no debo tener muy claro lo que es plagio.

Por un lado, hace unos años me parecía evidente que el único pecado de «Blurred Lines» en términos musicales es ser poco original para que, meses después, un jurado determinase que sí que se trataba de un caso de plagio. Por otro, parece que veo «inspiraciones sin atribución», por llamarlas de alguna manera, en diseños minimalistas de obras del metal, en vídeos con monjas asesinas y en diseños de portadas de Butcher Billy sin toparme con más gente que lo vea igual.

Afortunadamente, hay gente con mejor ojo que yo, que sabe identificar y señalar inequívocamente los casos de uso de material sin permiso ni citación del autor. Es el caso del responsable de Sad But True | Plagiarism in heavy metal art, un espacio dedicado a mostrar casos de plagio como el de la que iba a ser la portada del disco «Hadeon» de Pestilence:

Evidencias de plagios en la portada que le vendieron a Pestilence.

El grupo presentó la portada el mes pasado y unos días después, viendo la evidencia anterior, anunciaron a través de su discográfica que no utilizarían material plagiado como portada del disco, rechazando de pleno estas prácticas.

La página sólo tiene unos meses pero ya tiene señala unos cuantos casos más de copia-pega, incluyendo (muy a mi pesar) uno de Ed Repka copiando de Frank Frazetta.

.

No recuerdo exactamente cómo llegué a toparme con MINIMAL PULSE ART pero me alegra volver a encontrarme con este tipo de diseños minimalistas. Hasta la fecha han publicado más de 180 ilustraciones inspiradas por álbumes o canciones metálicas, con la curiosidad que en algunos casos no toman como referencia las ediciones originales.

Por ejemplo, los diseños basados en las canciones del Rust In Peace de Megadeth incluyen el tema añadido en la edición remasterizada y remezclada de 2004:

Ocurre algo similar con las ilustraciones inspiradas por los temas The Number of the Beast de Iron Maiden, entre las que está la de «Total Eclipse» igual que en la edición remasterizada de 1998:

Merece la pena echarle un ojo a las distintas colecciones. Como es de esperar, hay diseños mejores y peores, valoración que variará según los gustos de cada uno. Sólo puedo señalar que quizás hubiese elegido otro elemento para ilustrar «The Number of the Beast» en la serie titulada Heavy Metal: A History Of Rebellion, en lugar de esta máscara del Eddie del Piece Of Mind. Tampoco estaría mal indicar el origen de los recursos utilizados si no son de elaboración propia pero, dado que parecen sólo ejercicios de diseño sin ánimo de lucro, no me parece tan necesario como en el caso de las portadas terroríficamente musicales de Butcher Billy.

.

Después de probar la cerveza Trooper, tanto en su variante normal como la Trooper 666 y la Trooper Red ‘N’ Black, puedo decir que no está nada mal. Desde luego, no es una bebida especialmente barata (y no creo que su precio mejore en el corto plazo tras el Brexit) pero es un capricho por el momento asequible.

En cualquier caso, me entero ahora que hace un par de días anunciaron un nuevo diseño de etiqueta:

Para comparar, aquí se puede ver la etiqueta original y la variante sueca:

No especifican si este cambio estético se extiende a la chapa. La original inicialmente no llevaba ningún tipo de decoración, mientras que las últimas que me regalaron tenían la cara de Eddie con el aspecto que tiene en «The Book of Souls».