.

Recuerdo que hace años dejé por aquí una mención a una NES Paul. Ahora llego a través de DudeIWantThat.com a la Guitar Boy, creación de uno de los administradores de los foros de BitFixGaming.

Se trata de una guitarra con un cuerpo reminiscente de una Game Boy, hecho a mano, que alberga una Raspberry Pi B+ corriendo RetroPie v2.3 y conectada a una pantalla LCD de 5″ y a botones de madera a medida. Los botones A y B funcionan también como controles de volumen y el cuerpo está protegido por una carcasa de polimetilmetacrilato. El proyecto le llevó unos tres meses y fue dejando constancia de su progreso en los foros que administra.

El resultado final es este:

Para los que quieran saber cómo suena este invento, hay un vídeo demostrativo del instrumento [05m28s].

.

Veo el otro día en Hacker News una reseña de un proyecto denominado Pianette / “Sound Fighter”, cuya descripción abreviada es:

Transformamos dos pianos de pared en controladores para una Playstation 2 utilizando piezos adaptados, Raspberry Pi B+ y varias Arduino Uno, y creando un firmware específico en Python 3 para asociar un estilo clásico de tocar el piano a acciones de Street Fighter Alpha 3, incluyendo combos y cosas por el estilo.

Este resumen no hace justicia al trabajo que han realizado. También es cierto que se pueden tener opiniones bastante dispares sobre el resultado pero no deja de ser un proyecto interesante. Además, me recuerda un tanto a un diseño de camiseta que vi hace unos años.

También trae a la memoria el Tekken Piano [03m28s] visto en Geekologie hace algo más de un año, aunque este era un proyecto menos elaborado:

El piano envía una señal MIDI que es transferida a una Arduino. Según la señal, la Arduino dispara transistres que, a su vez, disparan las entradas en un PCB Paewang (el circuito impreso de un joystick). El Paewang está conectado a una Xbox360 (también lo puedes usar en una PS3).

Como precisaban en su momento en N2G, el juego es Tekken Tag Tournament 2 y el circuito salió de un Datel/Joytron Paewang Revolution.

Pero no son casos únicos.

Ambos proyectos tienen características en común con otro visto en Gamasutra a finales de 2013 denominado Doom Piano [01m33s]. Estuvo expuesto en la Eurogamer Expo 2013 y se presentó en el Virgin Media Game Space de Londres, siendo uno de sus organizadores co-autor del experimento. Según un mensaje en su cuenta de twitter el juego está “controlado por un piano, tres I-PAC y un montón de cableado.

.

Aunque Matt Brailsford dejó un vídeo de su servidor integrado con Spotify en carcasa retro [01m27s] allá por febrero de este año, yo no me he enterado de este peculiar proyecto hasta que le han dado algo de atención en CNET.

Las “tripas” del cacharro está ocupadas por una Raspberry Pi, un lector NFC y un pequeño amplificador. En la Raspberry Pi la salida de audio va al amplificador, que está controlado por el potenciómetro de volumen de la carcasa, mientras que sus pines GPIO están conectados a micro-interruptores pegados a los botones de control de reproducción.

El software de la placa es una versión adaptada de MusicBox, que ya tiene integración con Spotify, con unos módulos hechos a medida tanto para reconocer las pulsaciones de los botones como para la lectura de etiquetas NFC. Las cintas sólo actúan como recipiente de dichas etiquetas, identificando cada una una lista de reproducción en particular.

El resultado no deja de ser una curiosidad, aunque ingeniosa.