.

Al principio de la entrada del otro día sobre la Lzzy Hale Explorer Dark mencioné otro de los modelos que Gibson ha presentado este año, la Modern Flying V. Leyendo opiniones como la de Glenn Fricker transcrita en Ultimate-Guitar.com, se puede decir que algunas reacciones no han sido muy positivas. No siempre estoy de acuerdo con el ingeniero de sonido canadiense, como cuando comentó sobre el «privilegio femenino» en la música, y su papel de cascarrabias a veces actúa en detrimento de los argumentos que quiere hacer. Eso no quiere decir que no pueda tener razón, y hay precedentes históricos tanto a favor como en contra del futuro éxito de la guitarra.

Gibson Modern Flying V negra (SKU MDVEBPBN1).

El primero lo cuentan en un interesante artículo de Tony Bacon en Reverb. Hace sesenta años, alrededor de marzo de 1958, Gibson incorporó a su catálogo una guitarra que habían anunciado en noviembre del año anterior en la Gibson Gazette: la Flying V. Con un precio de $247.50, igual que una Les Paul Standard y que equivaldrían a unos $2100 en 2018 debido a la inflación, duplicaba los $120 que costaba la Les Paul Junior pero quedaba muy por debajo de los $700 de la Super 400 CES.

Presentación de la Flying V en el catálogo de Gibson de 1958.

El diseño había corrido a cargo de Seth Lover, quién propuso otros dos modelos: la Explorer, cuyos prototipos iniciales hoy en día se conocen como Futura, y la Moderne, que no se llegó a fabricar hasta 1982. Gibson denominó a esta colección las guitarras Modernistas. El resultado fue catastrófico en términos de ventas iniciales:

A lo largo de 1958, Gibson despachó un total de sólo 81 Flying Vs. Esa cifra palidece en comparación con las de los modelos del fabricante más exitosos (e inevitablemente más económicos) en ese año, que fueron la ES-125 (1528 unidades) y la Les Paul Junior (2408 unidades).

Algunas guitarras tuvieron peores ventas que la V [en 1958]. Por ejemplo, la costosa Super 400 CES (30 unidades) o la Explorer […] (19 unidades). En 1959, Gibson vendió únicamente 17 unidades de la V y sólo tres Explorers — y, se miren como se miren, estas cifras señalan un colapso casi completo en el interés por estas chocantes nuevas guitarras.

El modelo se dejó de fabricar en 1959. Evidentemente, ese no fue el final de la historia y se podría decir que tampoco es el principio de la misma. La guitarra sí que tuvo usuarios desde el primer momento.

El más precoz quizás fuera Lonnie Mack quien, según cuenta en el blog de Disc Makers, tenía antepasados nativos americanos [,] se enganchó con el diseño en forma de flecha de la guitarra por representaciones que vio incluso antes de que la guitarra fuera fabricada. La suya fue la séptima guitarra que salió de la cadena de producción, que mandó equipar con un trémolo Bigsby a la tienda de música de Glenn Hughes en Cincinnati. Como dato curioso, es el uso del Bigsby por parte de Mack en su álbum The Wham of That Memphis Man y en la canción «Wham!» la que le dio a la «barra de whammy» su apodo.

Sin embargo, se podría argumentar que el más famoso fue Albert King. Ya fuera porque le era más fácil de dar la vuelta para tocar como zurdo o por cualquier otra razón, los instrumentos que ahora son propiedad de Steven Seagal son una de las señas más reconocibles del guitarrista.

Las Flying V volvieron a fabricarse a partir de 1967, con todo tipo de variantes. Una de ellas es la protagonista de la segunda historia, que cuentan en The Music Zoo y cuentan lo que el lutier Tim Wilson pudo rememorar con Mike Johnson sobre una de las ideas de Perrino.

A mediados de los noventa, Charles Perrino era el director de marketing de Jackson/Charvel. También tenía mucho interés por los temas relacionados con la ciencia ficción y los alienígenas. Un día le describió a su asistente, Mike Johnson, un sueño que había tenido de una «guitarra futurista flotando en el espacio exterior». Como rememora Johnson con el lutier Tim Wilson, Perrino le contó la idea sin un diseño específico y el asistente, quien acababa de conseguir Autocad en su ordenador, se puso manos a la obra.

El cuerpo ahuecado de aluminio, cuya forma recuerda casualmente a la insignia de la Flota Estelar, fue equipado con una pastilla de Tom Holmes porque «la tenían por ahí[,] tenía una cubierta de níquel [y] pensaron que el aspecto molaba», una única perilla en forma de ovni y un puente Gotoh Tune-O-matic. El cuello era de arce y el diapasón de ébano con decoraciones reminiscentes de círculos en cultivos realizadas por Dwight England de Custom Inlay. El clavijero de aluminio, a juego con el cuerpo, llevaba clavijas LSR. De acuerdo con los registros de Jackson, la primera Roswell (RSWL-1) se completó en diciembre de 1995 y se mostró en el NAMM show de enero de 1996.

Lo que iba a ser una pieza de expositor despertó un cierto interés y acabaron fabricando más, en lotes de unos quince o veinte, hasta un total de 123 guitarras de aluminio incluyendo la que llevaron a NAMM. Los cuerpos y los clavijeros eran fabricados por CNC por una compañía llamada Numericon en el Valle de San Fernando, y después eran sometidos a procesos de raspado y anodización. Hacia el final de lo que sería la producción de esta guitarra empezaron a hacerlas de madera, de las que hay diecinueve entradas en el registro de Jackson, incluyendo variantes en la forma y en los acabados. La última listada se registró en enero de 1998.

Recreación de una Jackson Roswell Rhoads.

Desconocía el origen de la guitarra y, por lo que cuentan, le dieron una a Marty Friedman, aunque yo recuerdo haberla visto en el vídeo de «Freak» de Silverchair [03m48s].

.

Me topo con que Epiphone acaba de sacar tres modelos de edición limitada en korina.

El primero está basado en la Flying V con un acabado Antique Natural. Tiene un cuello de perfil en forma de “D” estilo “1960’s” SlimTaper, con una escala de 24.75″ y clavijero en forma de “V”. Lleva un humbucker Alnico Classic en la posición del cuello y un Alnico Classic Plus en la posición de puente. Según la página de Epiphone, estas pastillas son similares en tono a las PAF de las Flying V y Les Paul Standard vintage, y están hechas con imanes Álnico-V para conseguir una potencia de salida más alta con frecuencias medias y altas mejoradas. El puente es un LockTone Tune-o-matic y el cuerpo tiene una decoración metálica en forma de V atravesada por las cuerdas:

El segundo está tiene un diseño tipo Explorer con el mismo acabado. Tiene controles individuales para el volumen de cada pastilla y un control maestro del tono, todos con perillas de estilo clásico “Top Hat” en negro. El hardware dorado incluye clavijas 14:1 Grover Mini-Rotomatic:

Por último, está el bajo complementario al modelo anterior, que utiliza pastillas Epiphone XR y XT:

Las dos variantes me gustan, aunque no sé si el golpeador blanco le da un aire más clásico, como la Explorer de Collins que, supuestamente, era originalmente de Clapton.

.

Me llega un mensaje publicitario de Epiphone con el título al buzón de correo con el Is This The Most Anticipated Epiphone Guitar Ever? y me topo con que se trata de la nueva Brent Hinds Flying-V Custom de edición limitada:

Body Material: Mahogany
Neck Material: Mahogany
Neck Shape: “1958” Rounded Profile
Neck Joint: Set-Neck, Glued In
Truss Rod Cover: Bell Shaped, 2-Layer (Black/White) “Brent Hinds” in White
Truss Rod: Adjustable
Scale Length: 24.75″
Fingerboard Material: Ebony
Fingerboard Inlay: Pearloid “Block”
Frets: 22 Medium-Jumbo
Headstock Inlay: Pearloid “Split Diamond” with “Epiphone” Logo
Neck Pickup: Lace® USA Brent Hinds Signature Hammer Claws™ Humbucker
Bridge Pickup: Lace® USA Brent Hinds Signature Hammer Claws™ Humbucker
Controls: 3-Way Pickup Selector, 1-Neck Pickup Volume, 1-Bridge Pickup Volume, 1-Master Tone
Knobs: Black “Top Hats” with Metal Inserts
Binding: Body Top- 7*Layer, Headtsock-5-Layer, Fingerboard-1-Layer
Fingerboard Radius: 12″
Bridge: Epiphone LockTone™ Tune-o-matic
Tailpiece: Traditional “V” String-thru Body
Nut Width: 1-11/16″
Nut: Imitation Bone
Hardware: Nickel
Machine Heads: Grover® Rotomatics™, 18:1 Ratio
Pickguard: 5-Layer
Output Jack: 1/4″ Epiphone Heavy-Duty, 3-Layer Jack Plate
Other: “2016” Limited Edition Logo and Brent Hinds “Skull” Logo on Back of Headstock
Warranty: Epiphone Limited Lifetime

Basada en una guitarra que usaba, parece que es un modelo en el que han trabajado durante bastante tiempo. Hace algo más de un año el propio Hinds ponía en Instagram la última foto del lote sobre estas líneas, mostrando la parte trasera de la cabeza del primer prototipo de Epiphone junto a una foto de Vincent Price. Lo acompañaba de unas palabras poco halagadoras para la Gibson Custom Shop y diciendo que al menos Epiphone había entregado un prototipo, a pesar de haber tardado cuatro años y entregarla con acabado negro en lugar de plateado, “error” que a la postre le gustaría.

De hecho, lo vuelve a mencionar en la entrevista que realizó para Epiphone por el anuncio de esta guitarra, donde no se revela mucho del proceso de creación de este modelo pero que incluye un vídeo de presentación del instrumento a cargo del guitarrista [02m20s]. Tampoco dicen nada precios pero listada en en Thomman por 799€, con lo que al menos es más asequible que su EGC de polimetilmetacrilato que, además, parece no fabricarse más.

.

Viendo a Michael Schenker en el vídeo de ayer me sentí tentado de volver a reseñar sus modelos nominales/firmados (o como quiera que se traduciría signature model) pero ya llevo un par de menciones recientes a productos de Dean, como las guitarras de Uli Jon Roth o el Ukelele ML, y tampoco quería parecer un catálogo de una marca.

Así que, en su lugar, hablaré de otra Flying V, en este caso de Jeff Waters. La salida al mercado del nuevo disco de Annihilator —el primero sin Dave Padden en once años, todavía no lo he oído— me recordó que vi de pasada en una noticia de finales de junio en la página de Epiphone las guitarras que estaban usando durante el rodaje del vídeo de “Suicide Society” [03m55s]. En su momento pensé que era una Annihilation-V con un acabado personalizado pero al poco tiempo vi en Bravewords.com que era un nuevo modelo cuyos 20 primeros ejemplares se pueden reservar directamente con Jeff Waters.

Creo que prefiero el color sólido en cuerpo y clavijero del modelo anterior pero me gusta la inclusión de un potenciómetro de tono incorporando el killswitch (poniendo a tierra la señal de la guitarra cuando se pulsa), aunque no sé si tiene el push/pull en el de volumen. Tiene otros pequeños detalles, como las clavijas de 18:1 en lugar de las 14:1 del modelo anterior, que también me gustan. La selección de pastillas me parece curiosa o menos convencional que, por ejemplo, las EMG de la Flying V de Robb Flynn (que será similar/igual a la que se veía de fondo en la foto donde mostraba su Vader Explorer).

ACTUALIZACIÓN: Para completar un poco esta entrada incluyo un par de imágenes, la del modelo reciente vista en la web de Epiphone y la del anterior vista en Audiofanzine:

Esta es ya el tercer modelo de guitarra con su firma. Durante bastante tiempo estuvo usando los modelos de otros guitarristas, como dijo hace casi exactamente 10 años:

Hehe; funny how I just typed something about this up for a press release coming soon….

Haven’t talked to Hamer since 1991. Been using different guitars (SG’s/Gibson, Vees, etc….) for some years but I have discovered the amazing ESP guitars for five years now. I first got addicted to the KK Downing style ESP V-350. Then onto the Mustaine Vees. Hooked for life. Well, ya never know, but hooked for now!

I get offeres to have Waters guitars built but honestly, why would I wanna play a Waters guitar when I could play an Angus SG or a KK V or Mustaine V?? Hehe!

JW

Curiosamente, unos meses después aceptó poner el nombre de su grupo en un modelo de guitarra Ran que, evidentemente, ya no se fabrica.

.

Hace unos días me topé con una foto no especialmente reciente de James Hetfield con una guitarra que me llamó bastante la atención. Indagando un poco averigüé que eran del mismo lutier que había visto mencionado en Guitar Noize unas pocas veces pero que no había dejado caer por aquí por alguna extraña razón: Hutchinson Guitar Concepts.

Tanto en el enlace anterior como en su página de Facebook se pueden ver fotos de sus distintas obras pero yo me voy a quedar sus diseños de temática vikinga.

La primera es la Viking V, que es una Gibson Flying V decorada con una representación de Odín siendo devorado por Fenrir en el Ragnarök, en un estilo de nudos celtas anamórfico tradicional:

La segunda es la Norse SG, una Gibson SG que también muestra a Odín, esta vez acompañado de sus dos cuervos, Huginn y Muninn, y sus dos lobos, Geri y Freki:

En tercer lugar está la Viking Les Paul que, como su nombre apunta, es una Gibson Les Paul Custom con un diseño en la línea de la Viking SG, con unas pastillas Zakk Wylde EMG 81/85 decoradas a juego con el puente Evertune:

Después tienen la Viking Explorer, una ESP Edwards Explorer que muestra a Sigurd peleando con el dragón Fafnir:

Por último, dentro de sus trabajos por encargo hay una Viking Explorer de 8 cuerdas y escala de 27″ con una construcción neck-through reforzada con fibra de carbono y pastillas Seymour Duncan Sentient/Nazgûl, decorada con un grabado de Sleipnir:

Reconozco que el acabado de “madera vista” (o como se llame, mis disculpas a los entendidos en esta material) me gusta cada vez más, como las que vi de guitarras Hufschmid cuando hice el post sobre púas gordas.