.

El año pasado me fijaba en los acabados de las Jackson Pro Series Rhoads RR24, en los que se podía apreciar la veta de la madera usada para la cubierta. Ahora me entero que, unos meses después, ponían a la venta otro modelo con remate similar diseñado para el guitarrista de Revocation.

[Se trata de una guitarra de] siete cuerdas con escala de 25,5″ (648mm), cuerpo de caoba con cubierta de fresno y cuello de arce de una pieza through-body con refuerzo de grafito y empalme [del clavijero] de tipo pico de flauta [N. del T.: scarf joint, que también podría ser empalme de rayo de Júpiter], proporcionando la máxima estabilidad contra los rigores y estragos de la carretera.

El acabado natural tratado con aceite del cuello ofrece una sensación suave al tocar, mientras que su diapasón de ébano de radio compuesto de 12″-16″ con veinticuatro trastes jumbo está diseñado para pasajes altamente técnicos tocados a la velocidad de la luz: más curvado a la altura de la cejilla para hacer acordes cómodamente, se va aplanando a medida que se sube por el cuello para velocidades incrementalmente más rápidas y amplios estiramientos de cuerda sin trastear.

Jackson Pro Series Signature Dave Davidson Warrior™ WR7.

Lleva unas pastillas DiMarzio Imperium en las posiciones tanto de cuello como de puente, con los controles en una distribución similar a la de las guitarras de Paul Gilbert: el selector de pastillas más cerca de las pastillas y las perillas a continuación, aunque en este caso la de tono es la que está en la parte más externa del cuerpo. Al igual que el modelo que mostraba hace unos años [05m52s], va equipada con un puente Floyd Rose FRT 1000.

Se puede ver a Dave Davidson hablando un poco de esta guitarra [04m46s], que tiene un precio recomendado de venta al público de $1768,69 y, a día de hoy, se puede encontrar en comercios europeos por unos 1180€. También puede que sea la que se ve en el vídeo que puse por aquí el mes pasado.

.

Ride the Lightning y Master of Puppets fueron escritos en el garaje de la antigua casa de Lars Ulrich, en el 3132 de Carlson Boulevard. En ese garaje también ensayarían lo que sería el primer disco que grabarían con Jason Newsted tras la muerte de Cliff Burton, The $5.98 E.P.: Garage Days Re-Revisited. El garaje ya no existe pero uno de los amigos del grupo conservó alguno de sus tablones, que acabaron en las manos de Ken Lawrence para que le hiciera una guitarra a James Hetfield.

El propio Hetfield presenta la guitarra, a la que llama Carl, y cuenta la historia en este vídeo [07m58s], de donde salen las siguientes capturas:

La historia me recuerda un poco a la de los bancos del Hollywood Bowl aunque, por la forma, la guitarra me ha hecho pensar en una de las guitarras vikingas de Hutchinson. Como se ve, parece haberla usado en directo, pero no creo que la sacase en el concierto de Metallica de hace un par de meses.

.

A los pocos días de volver a echar un ojo a las guitarras vikingas que mencionaba con el anuncio de la compañía de guitarras de Ola Englund, me llegó un anuncio de Jackson en el que sugerían guitarras «para él» y «para ella». Prefiero pensar que, al no asignar explícitamente modelos a cada categoría, lo que querían transmitir es que cualquiera de las guitarras podría interesarle a los teóricos él y ella por igual. No es muy afortunado que la guitarra con decoraciones rosas esté al lado del recuadro «para ella» pero quizás estoy siendo demasiado malpensado.

Menciono las guitarras vikingas porque el modelo que llamó mi atención en este anuncio fue una guitarra con cuerpo de caoba pero cuya cubierta es de fresno con un acabado veteado:

Jackson Pro Series Rhoads RR24 (Charcoal Gray).

Creo que me gusta más que con el acabado que denominan «natural», en el que sustituyen puente, perillas y otros elementos en negro por sus variantes doradas:

Jackson Pro Series Rhoads RR24 (Natural).

A pesar de eso, estuve curioseando un rato entre el conjunto de guitarras Jackson con acabado natural. No me considero muy extravagante en mis preferencias de guitarra y por eso no creo que sea sorprendente que me llamen la atención estos modelos, aunque la última vez que mencioné guitarras con este tipo de acabado en el que se aprecia la madera sin decorar fue hablando de tres modelos de Epihone con diseños clásicos.

.

A la imagen anterior llegué pasando por un artículo de Wired de Natah Hurst acerca de otro proyecto de Amanda Ghassaei, siendo la misma persona que hizo los discos usando impresión en 3D. En esta ocasión utiliza un láser para grabar sobre distintas superficies, incluyendo madera, y en los enlaces anteriores se pueden ver y oír vídeos con los resultados. Con todo, yo me quedo con el aspecto de estos grabados:

La autora de estos experimentos habla de intentar grabar canciones en secciones transversales de un árbol, sobre los anillos, lo que me recordó a otro artefacto que “reproduce” precisamente esos anillos.